Leonardo Palacios | La clave del éxito de Alberto Spencer

leonardo palacios rivadeneyra
Leonardo Palacios 2019

Leonardo Palacios nació en Quito el 2 de abril de 1935, fue jugador activo desde muy pequeño.

Apenas pudo participar en partidos barriales, ya estaba inmerso en cualquier evento futbolístico.

En 1951 fue incorporado al América de su ciudad natal y dos años después con sus entonces compañeros Vivero, Zurita, Vargas y Mosquera jugó en la selcción de su colegio, el tradicional “Mejía”.

A comienzos de 1954 fue seleccionado ecuatoriano al Sudamericano Juvenil, disputado en Caracas, Venezuela, el primero en su género.

De este equipo surgieron Macías, Estévez, Campoverde, Clímaco Cañarte, Gonzalo Salcedo, Camba, Quevedo, Góngora, Raúl Arguello, Guerrero, Gem Rivadeneira, entre otros.

Cuando regresó al país, el club España de Quito se hio de sus servicios por la incrible canidad de 3.000 sucres. Así ingreso al profesionalismo.

Al comienzo, le pagaban mensualmente la cantidad de 400 sucres, hasta llegar con el tiempo a obtener 1.200 sucres.

Se hizo famoso por sus regates endiablados, su conducción de la pelota llevándola pegada al botín y su disparo seco con ambas piernas, habilidad muy rara en el fútbol ecuatoriano, sin duda se convirtió en el amo y señor del mediocampo.

Su destacable talento lo llevó a la Selección Nacional de Ecuador, donde participó en la Copa América disputada en Lima en 1957.

Pero a partir del Sudamericano jugado en Guayaquil en 1959, se consolidó como parte fundamental de la tricolor, siendo una pieza inamovible.

Su entendimiento con Raffo y Alberto Spencer lo convirtió en el ¨asistidor” incansable, muy sereno y muy aguerrido a la vez, un ¨10¨ con técnica inigualable, con pases a profundidad increíbles que derivaban en goles y una inmensa satisfacción para el país.

Sin duda, Leonardo Palacios fue uno de los principales autores del éxito del goleador Alberto Spencer.

En 1960 integró otra vez el once de Ecuador en las Eliminatorias del Mundial frente a Argentina.

Estuvo a préstamo un año en LDU de Quito y luego volvió al club España en 1962.

Fue figura que brilló con maga propia ante Peñarol, Botafogo y cuanto rival foráneo visitaba Quito.

En 1963 disputó la Copa América en Bolivia, donde todo el combinado ecuatoriano respondió en magnífica forma, obteniendo el ¨10¨ una destacada participación.

Cuando el club España se convirtió en Politécnico, la joven promesa no se sintió cómodo con la nueva directiva y emigró al Everest de Guayaquil, con el cual actuó muy poco, ya que apenas participó en la Copa Libertadores de 1963.

El mismo año se enferma con Hepatitis. lo que le impidió seguir en el cuadro porteño.

En 1965 se une a las filas del Aucas de Quito.

Su recuerdo aflora instantáneamente cada vez que se habla de los más grandes valores de nuestro balompié. Allí viene a la memoria su técnica exquisita, su condición de jugador con manejo privilegiado de ambas piernas, su fortaleza, su innato dribbling que hacía daño a las zagas rivales.

Su serenidad y su rendimiento aumentaban cuando era un partido duro y mucho más, cuando el rival era famoso.

Casta y clase de campeón fueron sus características principales, sin duda muchas personas que lo conocieron tendrán la certeza de que, Leonardo Palacios fue el mejor creador de juego de Ecuador de todas las épocas.

Además tuvo un paso por el fútbol de Napo, de vez en cuando llegaba de visita a ver a sus familiares, donde jugaba partidos amistosos con los habitantes de Tena, su participación hizo que algunas veces sea elegido en campeonatos amazónicos representando a Napo.

Su calidad al jugar fútbol y su calidad de persona hizo que el actual nombre del estadio de la Federación Deportiva de Napo lleve su nombre.

Otros temas que te pueden interesar

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Ubicación de Tena

A %d blogueros les gusta esto: